Cómo afrontar un aborto natural - Psicóloga en Zaragoza | Psico Legis| Psicólogia grupal y Psicopedagogía

Una de las peores situaciones en las que se puede encontrar una mujer es que tenga que interrumpir su embarazo

Perder a su bebe cuando ha estado durante meses cuidando su ilusión de ser mamá.
Al igual que los primeros tres meses del embarazo, muchas parejas se comportan de forma precavida por si surgiese alguna complicación.
Cuando se recibe la noticia de un aborto natural, se produce un sentimiento de culpabilidad, un dolor sobrehumano y una impotencia que hace realmente difícil llevar la pérdida con normalidad. Esta sensación, puede llevar a la pareja a dejar de hablar de ello como método de autoprotección, creando incluso el efecto contrario, sin ese apoyo primordial.

Hay técnicas más o menos agresivas para provocar el aborto, desde métodos naturales a la medicación y técnicas quirúrgicas instrumentales. Este proceso es duro, por lo que es aconsejable que cualquier duda sea resuelta antes de tomar una decisión. El proceso de recuperación física, aunque depende de la persona, puede tardar hasta dos meses.

Cada persona afronta el aborto de un modo totalmente diferente

Es necesario ser consciente de nuestras emociones y reacciones para afrontarlo del mejor modo posible.

Fases psicológicas del aborto:

1º El duelo

El vínculo que unos padres se crean desde el momento en el que deciden tener un niño, es tan fuerte que a la hora de romper con esa ilusión, es una tarea de lo más dolorosa. Es crucial darse tiempo y sentirse apoyado.

2º El sentimiento de culpabilidad.

Tendemos a culparnos de absolutamente todo después de cualquier pérdida, nos cuestionamos qué hubiese sucedido si hubiésemos dejado de fumar, o si comimos o bebimos algo que pudiese haber perjudicado al niño. En este sentido, es necesario exteriorizar esas posibles causas para alejarnos de ellas.

3º La comunicación y el apoyo en pareja.

No todas las parejas sienten la pérdida con la misma intensidad por lo que es probable que se tenga un sentimiento de falta de apoyo dentro de la relación, por ello, es importante tener un espacio donde poder dialogar, comprenderse y escucharse.

4º El tiempo de superación depende de cómo lleve la situación cada pareja

Aunque de media se tiende a querer volver a intentarlo entre 6 meses y un año.

5º La despedida.

Si hay algo que puede marcar un antes y un después, es llevar a cabo un ritual de acción para despedirse y aceptar la pérdida. Escribir una carta, deshacerse de un detalle del bebé como despedida, puede ayudar a desvincularse de esa tristeza que provoca el recuerdo.

6º El miedo de que se vuelva a repetir.

Por último, un consejo. Si se ha elegido con antelación un nombre al bebé, no es recomendable ponerle el mismo nombre al siguiente, esto podría afectar a la relación entre padres e hijos.

 

 

Déjanos tu teléfono y te llamamos